Papaki Yoga

_86042422_thinkstockphotos-481386704.jpg

Etapas del embarazo: Investigaciones sobre el desarrollo psíquico del bebé en el vientre

Posted by Lorena Siqueiros on May 9, 2018 11:29:05 AM

 Estoy Emarazada_Remedios Naturales 

El desarrollo del ser humano dentro de su madre siempre ha sido un tema que genera profundo interés entre la comunidad científica, y el campo de la Psique (mente, emociones, personalidad y comportamiento) no ha sido la excepción.

Aún cuando en muchas épocas y corrientes, se le ha negado el estatus de “Ser Humano” al bebé dentro de su madre, privándolo, desde el enfoque de sujeto de estudio, de deseo, emociones y sensaciones, desde épocas antiguas, culturas como la China, o personajes como Leonardo De Vinci defendieron la importancia y trascendencia de la vida intrauterina del ser humano.

Por supuesto también se marca la relevancia y trascendencia que tiene en cada individuo la experiencia de nacimiento en su personalidad, comportamiento, fortalezas y deficiencias emocionales a lo largo de su vida, por lo que lamentan la deshumanización de los rituales de nacimiento que paradójicamente han causado los avances científicos y el desarrollo de las modernas tecnologías, desplazando y restando importancia al aspecto humano y afectivo durante este momento trascendental en la vida de la madre y en bebé. 


Pero enfocaremos el presente escrito en la etapa intrauterina y el vínculo que el bebé crea con su madre, y a través de ella con otras personas y su entorno.

1. La madre amortigua la relación entre el bebé y el entorno, permitiendo que surja en este la omnipotencia, el creer controlar todo a través de su madre.

Donald Winnicot argumenta que el infante es absolutamente dependiente del cuidado materno, el cual es confiable y adecuado en la medida que la madre tenga empatía con su bebé. En esta etapa el Yo del infante es aún débil, pero se encuentra fortalecido gracias al Yo auxiliar del cuidado materno que, además, amortigua la relación entre el bebé y su entorno, permitiendo que surja en éste la omnipotencia, al creer controlar situaciones externas buenas y malas que objetivamente se encuentran fuera de su poder (Winnicott, 1996).

Winnicott en conjunto con Melanie Klein (psicoanalista británica)  señalan la importancia para la construcción del psiquismo de la relación bipersonal entre el bebé y la madre, llevando a etapas más tempranas del desarrollo que las teorías freudianas.  Señalan la importancia de la adaptación activa, donde el bebé descubre su ambiente por su propio movimiento y la respuesta al mismo.  “Las influencias ambientales pueden comenzar a determinar, a una edad muy temprana, si la persona saldrá en busca de experiencias o se replegará del mundo cuando necesite corroborar que la vida merece ser vivida” (Winnicot, 2006, p.182).

Si bien, Klein desarrolla su teoría del psiquismo infantil basándose en las relaciones entre el bebé y su madre (relaciones objetales); y Freud, por su parte, esboza la importancia de la función materna en etapas donde domina el principio del placer (Winnicott, 1996); es Winnicott quien le da más relevancia al ambiente (como cuidado parental) en el proceso de desarrollo psíquico.

2. La madre transfiere toda una variedad de estados afectivos y emocionales a su bebé (tanto positivos como negativos)

Desde los años 50, Alfred Tomatis (otorrinolaringólogo y psicólogo francés) había afirmado que la voz materna era percibida por el feto, y que esta última constituía para él una especie de esencia sonora afectiva primordial y capital para su evolución, tanto física como psíquica. Además, para Tomatis, esta voz le permitía al feto, grabar en su memoria las estructuras de base de su lengua materna, es decir sus ritmos y sus contornos entonativos.
Está claramente establecido que la madre, durante la espera de su niño, va a transmitirle toda una variedad de sus estados afectivos y emocionales, tanto positivos como negativos.
Es la razón por la cual durante este período excepcional, es muy importante que, en el plano de la comunicación, la futura madre esté en las mejores condiciones de descanso y serenidad.

Se puede decir, entonces, que ciertas características de la personalidad o el carácter de algunos niños, no sólo sería producto del ambiente que los recibe una vez nacidos, sino que también serían el reflejo de lo que ocurría mientras estaban en el útero materno.

3. El ritmo cardiaco de la madre es un tipo de lenguaje para el bebé, que lo calma y le da seguridad

Francoise Dolto (pediatria y psicoanalista francés)  afirma que el latido cardiaco de la madre, no sólo es un sonido que se recuerda, sino que la audición de éste se un tipo de lenguaje para el bebé (Dolto, 1991, p.262), según varios autores, el ritmo cardiaco materno mantiene calmado al bebé intrauterino y le provoca una sensación de seguridad; sensación que podría verse afectada si ese ritmo sufriera un cambio repentino (Dlto, 1991; Veny y Kelly, 1988).

4. A partir del segundo trimestre de gestación surge la consciencia de bebé

Aferrándose a los principios neurológicos que fundamenten el surgimiento de la consciencia, los doctores Thomas Verny (autor del libro: El vínculo afectivo con el niño que va a nacer) junto con el doctor  John Kelly (1988) plantean que a partir del segundo trimestre de gestación el sistema nervioso del feto está en condiciones de trasmitir sensaciones físicas a los centros cerebrales para así procesarlas.  Esta sería, según los investigadores, la condición demostrable para el surgimiento de la consciencia.  El procesamiento de sensaciones daría por resultado una emoción, lo que implica percibir una sensación, luego darle sentido y generar una respuesta acorde.

5. El bebé en el vientre posee memoria.

El psiquiatra checoslovaco Stanislav Grof (citado en Verny y Kelly, 1988) es uno de los investigadores que sostiene que el bebé, en algún momento del desarrollo neurológico, es capaz de almacenar información que luego puede ser recuperada en forma de recuerdo después de haber nacido.

6. El psiquismo de una persona comienza a formarse en el útero

Tomatis llegó a la conclusión de que el psiquismo de una persona comienza a formarse al interior del útero, a través de un cúmulo de informaciones, como pueden serlo las expresiones sensoriales.  Considera que la consciencia está presente desde principios de la gestación.  Está de acuerdo con algunos antiguos estudios acerca del temperamento escritos por filósofos del mazdeismo, que sostenían que el temperamento se fija 27 días después de la fecundación, y que la esencia de éste se mantiene inmutable durante toda la vida. (Tomatis 1990).

7. El bebé en el vientre puede oir más los sonidos graves que los agudos

Dolto (1996) plantea que el bebé puede oír más los sonidos graves que los agudos, ya que estos pueden traspasar mejor la barrera uterina. Basándose en esta idea, Dolto afirma que el bebé es capaz de oír la voz del padre.

8. Los ritmos biológicos de madre y bebé se vinculan desde el vientre

Verny y Kelly (1988) plantean que el vínculo casi perfecto entre madre e hijo después del nacimiento no es más que la continuación de un proceso vinculante que comienza en el útero.  Para estos autores, el hecho de que por ejemplo, mujeres madrugadoras den a luz hijos madrugadores, es señal de una sincronización de ritmos entre la madre gestante y su bebé, donde el niño intrauterino es capaz de adaptar sus ritmos biológicos a los de su madre.

9. Mamá y bebé tienen comunicación inconsciente (alma-alma)

Tomatis (1990) declara que desconoce la vía por la cual una madre se comunica con su hijo intrauternio, pero lo atribuye a posibles mecanismos hormonales.  Dolto (2000) afirma que la comunicación prescinde de palabras, ya que se trataría de una comunicación “alma-alma”, pues afirma que el bebé capta el sentido general y la intención de la situación, por lo que la comunicación se da a un nivel inconsciente.

Tomando esto como base, la aceptación y el deseo de una madre hacia su hijo, establecen el vínculo ente ellos.

10. Los sueños prenatales son una manifestación de la comunicación por parte del bebé

Según Verny y Kelly (1988), la madre y su hijo por nacer están constantemente comunicándose por diversos canales.  A través de la Comunicación Conductista, es decir  a través de los movimientos del bebé y la respuesta a los mismos, la Comunicación Simpática, que es una especie de comunicación extrasensorial entre madre e hijo, como los sueños prenatales que son una manifestación de la comunicación por parte del bebé.

Ellos sostienen que casi todas las emociones que la madre experimenta durante el embarazo, comunican simpáticamente a sus hijos.

El último tipo de comunicación sería la Comunicación Fisiológica, que se da a través de la producción hormonal por parte de la madre, y contrario a lo que se pesaba anteriormente, acerca de la tarea de sustentar fisiológicamente el embarazo sólo dependía de la madre; los autores han documentado hallazgos médicos que sugieren que es el bebé el que garantiza el éxito endócrino de la gestación, y que éste produce muchos cambios físicos que sustentan el embarazo.  De esta manera, el bebé intrauterino poseería un cierto control de su bienestar.



Infórmate y dale la mejor bienvenida a tu bebé.

Descarga la Guía de Remedios Naturales para el Embarazo.

 

Cursos de preparación al nacimiento y yoga prenatal en la Colonia del Valle. Ciudad de México.

yoga para embarazadas

 


 

Topics: Embarazo