Papaki Yoga

lactancia

Lactancia y apego

Posted by Deni Rayn on Sep 16, 2018 5:16:27 PM

Amamantar no es sólo nutrir el cuerpo, es alimento emocional, consuelo, contención. Para considerarla exitosa, la lactancia tiene que ser además, feliz para todos los participantes.New call-to-action

Es importante poner nuestra atención en el bebé mientras se amamanta, tal vez por eso la lactancia no es tan fácil ni automática al principio, requiere de nuestra total y constante atención.

Un ambiente en donde nos sintamos cómodas, apoyadas, contenidas, relajadas es el más propicio para una lactancia y apego exitosos, ya que la adrenalina (hormona del estrés) se contrapone con la prolactina (hormona para la producción de leche).

Al pecho el bebé se siente seguro, protegido, relajado, es un momento íntimo, de comunicación y unión entre la madre y su hijo. El contacto cercano y continuo con mamá, el olor familiar, el sonido de su voz, de su latido le resultan familiares pues le recuerdan lo que sentía cuando se encontraba en el vientre materno. Estas sensaciones y la succión lo reconfortan y lo hacen sentir tranquilo y seguro, y el contacto visual (no es casualidad que la distancia en la que un recién nacido puede enfocar una cara es la misma que existe entre el pecho y la madre) estimula los sentidos del bebé en un contexto seguro y propicio.

A partir de esto, se sientan las bases de una intimidad saludable y la construcción del vínculo afectivo (la confianza de que sus necesidades físicas y emocionales serán cubiertas). La madre aprende a conocer más rápida y naturalmente las señales de su bebe, ayudada por la prolactina y la oxitocina y los estímulos sensoriales son también importantes (esenciales) para ella en la construcción del vínculo con el bebé.

lactancia tardía

Esto sigue siendo cierto hasta los 2/3 años y puede lograrse sin amamantar por supuesto, cómo lo hacen los padres, las abuelas etc. Sin embargo la manera más natural y la herramienta más simple para crear este vínculo es la lactancia por la sencilla razón de que tanto madres como hijos estamos programados biológicamente para ello.

Personalmente amamante a mis dos hijos, a la mayor hasta los 2 años y medio, y al menor hasta un poquito más de los 2 años; para ser completamente sincera ese destete terminó demasiado rápido para mí, con mi hija mayor fue disminuyendo la intensidad poco a poco durante casi 3 meses, en cambio mi hijo menor lo dejó por completo en un par de semanas. 

Ortiz Barón y Yarnoz Yaben (1993) señalan que:

 "el apego es el lazo afectivo que se establece entre el niño y una figura específica, que une a ambos en el espacio, perdura en el tiempo, se expresa en la tendencia estable a mantener la proximidad y cuya vertiente subjetiva es la sensación de seguridad".

Sin duda en mi caso la lactancia fue una manera natural y hermosa de establecer y continuar con este lazo con mis hijos.

Desde mi punto de vista la manera de suspender la lactancia tiene también un efecto en el lazo afectivo, si se puede lograr de una manera respetuosa, amorosa y sin prisas, siguiendo el ritmo que nos marque el bebé, el destete será una experiencia emocionante, de crecimiento, de autonomía y de logros y no de separación. 

 


*ORTIZ BARÓN M.J. Y YARNOZ YABEN S. (1993): Teoría del apego y relaciones afectivas. Universidad del País Vasco.

 
Te gustaría probar la clase de yoga mamá-bebé. Déjate consentir :)
 Yoga Postnatal yoga mama-bebé

 

New call-to-action

Topics: familia, maternidad, yoga mama bebe, lactancia, Nutrición, Crianza