Papaki Yoga

Bienvenidos al blog de Maternidad y Paternidad Consciente.familia.jpg

Crianza Consciente: Conoce el temperamento de tu niño pequeño

Posted by Deni Rayn on Apr 18, 2018 9:07:53 AM
El temperamento, con el cual nacemos y que está determinado genéticamente, es el estilo particular de cada individuo de procesar la información sensorial y de responder al entorno.

Read More

Topics: Crianza

¿Porque hacer yoga prenatal con tu pareja?

Posted by Lorena Siqueiros on Feb 19, 2018 11:59:29 PM

El embarazo es una etapa de tantos cambios. Cada semana, cada día suceden cosas nuevas, el cuerpo cambia constantemente, las emociones igual... bebé se mueve, cambia de posición. 

Read More

Topics: Embarazo, Parto

7 razones para portear a mi bebé grande

Posted by Lorena Siqueiros on Feb 8, 2018 11:20:48 AM

Como mamá de 3 no podría comprender mi maternidad sin el porteo. Muchas personas preguntan porque seguir cargando cuando ya camina... Bueno, si camina, pero quiere que lo cargue a cada rato... y cuando tienen sueño, mal humor o hace frío... En fin, no sabría que hacer si no lo cargara. Por esa razón les comparto hoy estos beneficios del porteo de bebés grandes que encontre hace unos años en internet... No conozco a la autora, pero coincido 100% con sus recomendaciones tras 8 años de porteo de 3 niñ@s. Además le agrego imágenes para hacerlo más lindo y que lo disfruten.

Read More

Poema sobre los hijos. Kahlil Gibrán

Posted by Lorena Siqueiros on Mar 11, 2017 10:04:31 PM

Amigas mamás, hace tiempo vi la pelicula El profeta. Es un homenaje al poeta Kahlil Gibrán. Este poema sobre los hijos me simbró en lo profundo del corazón.

Read More

Topics: Crianza

Ablactación. Como alimentar a tu bebé

Posted by Deni Rayn on Jan 16, 2017 12:05:15 AM

Read More

Secuencia básica de yoga para una buena digestión

Posted by Lorena Siqueiros on Dec 30, 2016 1:19:07 PM

Read More

Tips para un buen porteo

Posted by Lorena Siqueiros on Nov 15, 2016 11:58:24 PM

Cuidar de un recién nacido es entregarte por completo a otro ser humano.

Todo recién nacido necesita protección, calor, atención inmediata, estimulacion oportuna, ritmo particular para comer y dormir y además reconocimiento. Te veo bebé, te reconozco, te respeto.

Nuestro niñ@ recibio todo esto en el vientre y al nacer, no hay mejor lugar que volver a los brazos de mamá, donde sus necesidades siempre son cumplidas, en ese ambiente cálido y conocido.

Read More

5 tips para sobrellevar el trabajo de parto

Posted by Lorena Siqueiros on Oct 19, 2016 9:49:21 PM

Los dolores de parto son una guía para ayudar a nuestro bebé a nacer por parto natural. 

Existen muchas técnicas que puedes empezar a utilizar en las últimas semanas de embarazo para manejar el dolor del cuerpo y posteriormente el dolor de las contracciones.

Read More

¿Que mundo quieres para tus hijos?

Posted by Lorena Siqueiros on Oct 1, 2016 9:04:47 PM

Cuando era niña, deseaba crear un lugar que se llamaría el mundo de los niños. Donde hubiera todo lo necesario para que un niño fuera feliz. En ese entonces pensaba en juegos mecánicos, albercas con toboganes, helados y bastketball.

Continué mi vida y el destino me llevó a estudiar ingeniería. Yo quería estudiar medicina, pero mi papá me dijo que eso sería un desperdicio pues yo era muy buena en matemáticas. Estudie con él para presentar un examen de becas y gané una de las becas.

Entre a la universidad y recuerdo muy claro un día en que me sentí tan perdida cuando preguntaron porque estudias ingeniería y que te gustaría hacer cuando salgas de la carrera.

Conteste cualquier cosa copiándole al de al lado… termine la carrera como un mero reto… por orgullo, por no defraudar la etiqueta que tengo desde niña de LA INTELIGENTE. Y me dije YO PUEDO y termine.

Y donde quedaron mis sueños de niña, mi verdadero deseo de cambiar el mundo.

Fue hasta que nació Frida, que me sentí inspirada a dejar lo que estaba haciendo, y a buscar crear ese mundo donde realmente quiero vivir. Por mi, por mis hijos, por mi familia.

Me pregunte, ¿Que es lo que realmente quiero?
Quiero disfrutar más la vida y estar más presente.
Quiero continuar evolucionando, aprendiendo, conociéndome y abriendo mi corazón.
Quiero una familia que viva en paz y bienestar, que sea feliz.
Quiero criar hijos felices y conscientes.
Quiero que mi México sea un mejor lugar para vivir.
Quiero compartir mis deseos con otras familias y participar de su evolución, su aprendizaje y su felicidad.
Quiero reír más, jugar más, soñar más, viajar más y amar más.

Hoy tengo 3 hijos. Puedo decirles que cada día me acerco un poco a mis deseos. Y que cada hijo me ha dado un gran regalo de sanación el día de su nacimiento.

Cuando Frida nació me sentí invencible.

Si yo pude parir a esta niña puedo hacer lo que sea... Me sentí tan segura de mí misma, me encontré, sane a mi niña interior y me sentí poderosa. 

Cuando nació Emiliano, perdone a mis padres después de años distanciada. 
Cuando nació Leo, me permití por primera vez ser vulnerable.

Me deje apapachar, deje sanar a mi cuerpo de una manera más consciente y lo disfrute mucho. 

Y todos los días sigo aprendiendo de ellos, con ellos para ellos. Y el resultado ha sido sentirme cada vez más completa y realizada... 

Me falta mucho por recorrer, lo sé. Pero puedo decir que ya no estoy perdida, encontré mi camino, mi misión.

Y tu, ¿Que mundo quieres para tus hijos?

Read More

Topics: Embarazo, Parto

El primer año de madre

Posted by Talina Gonzalez on Sep 12, 2016 2:02:46 PM

Mi hija y yo salimos del hospital una mañana helada de finales de diciembre. Envuelta en una cobija café de búhos juraba que se me rompería en los brazos si la movía. Las primeras semanas con un recién nacido son interminables y poco a poco me fui acostumbrando a tener los pechos de fuera día y noche, a mojar toda mi ropa de leche y cubrirme diario de vómito. Entré en pánico una y mil veces a sabiendas de que la vida de ese pedacito de carne, pelos y huesos, de escasos tres kilos y medio, dependía cien por ciento de mí. Y fue cuando me descubrí más vulnerable que ella, más frágil, más asombrada y temerosa.

Tareas sencillas se vuelven monumentales.

Cortar sus diminutas uñas, cambiarle los aretes, limpiarle la nariz y hacer que eructe, pueden ser las tareas más difíciles que hice hasta el momento. Claro, le corté un par de deditos en el intento, luché contra su enojo cada vez que usaba la perilla de los mocos y me frustré incontables veces cuando habían pasado veinte minutos de golpecitos en la espalda sin lograr sacar ni un solo sapito. “Soy la peor madre del mundo, no puedo ni sacarle el aire a mi hija”. Y así me topé con mi jueza interior que mide a menudo qué tan buena o mala madre soy contra una escala que yo sola inventé y que no tiene ninguna validez pero la traigo aquí cargando en mi cartera.

Me acostumbré a bañarme poco y a hacerlo en cinco minutos con la puerta abierta cantando una canción, con un ojo en el jabón y otro en mi hija que a veces me esperaba paciente y otras gritaba como si en la regadera se acabara el mundo para ella.

Entendí que hay momentos y personas para cada etapa de la vida. Cuando me convertí en mamá, la mitad de mis amigos se fueron. Es difícil entender que en mi refrigerador se cambiaron las cervezas por las bolsitas de leche materna; que mis fines de semana son igual a cualquier martes o miércoles, que mis noches se tratan de bañar a mi hija y luego darle de cenar y acostarla esperando con todas mis fuerzas que esta noche sí la duerma de corrido. Que las rutinas son indispensables en nuestras vidas ahora y que entre más predecibles sean las noches, es mejor. Desvelarme de fiesta se volvió el último de mis intereses porque además, aunque quisiera, seamos honestos, uno no puede jugar, hacer de comer, cantar, bailar, cambiar el pañal y volver a empezar desde las siete de la mañana y por el resto del día.

Desde entonces nada en mi casa es mío.

En mi cama hay una de sus cobijitas y un mono; el tapete tiene una sonaja, un pingüino, un xilófono, una canastita; la cocina tiene cucharitas y platos de muchos colores; en mi baño hay una tina con un barquito y un pato de hule; ella está en todas las esquinas, como debe de ser. Y en estos andares, también aprendí a amar y disfrutar las pequeñas cosas, los placeres simples. Como ella, que teniendo un dragón de peluche con veintidós colores, siete texturas, nueve sonidos y una canción, ella prefiere jugar con la etiqueta.

Y así se fueron pasando los días en lo que todo era muy nuevo, muy complicado, muy fácil, muchas lágrimas y risas (de ella y mías), mucho sueño y mucho apego. Me sigue mirando en franca complicidad, esa que quedó sellada el día en que empezó a existir en mi vientre.

Se fueron los días en que no me encontraba en ningún lado; ahora me reencuentro, me redefino y me reinvento como madre.

Sigo siendo esposa, hija, profesionista, hermana y amiga; pero sobre todo y ante todo, mamá. Encuentro que la responsabilidad y la alegría más grande que tengo en la vida es criar un ser amoroso, compasivo y respetuoso, pero sobre todo feliz. Porque ella será mi legado por mi paso en esta tierra.

Read More