Papaki Yoga

2016-06-26-PHOTO-00001092.jpg

Pensamientos de una mamá: Ana

Posted by Ana Miranda on Jun 26, 2016 8:34:24 PM

Soy Ana, mamá por convicción de dos bebés, uno con alas que nos mira y guía desde el cielo; y otro torbellino aquí en la tierra de 17 meses. Abogada de profesión, y esposa por decisión.

La maternidad para mí ha sido, reveladora. Es la palabra perfecta.

Ese primer Bebito, nuestro "Chanchito", solo nos acompañó en mi panza por escasas 6 semanas, pero dejó una huella imborrable, como sólo saben imprimirlas los hermanos mayores. Después de él, lo único que veía claro era el túnel más oscuro, y zas...en medio de eso, la luz más brillante de un momento a otro: Danny Jr.

Cuando Danny llegó a nuestras vidas después de una pérdida tan grande, el mundo se me puso de cabeza. Todos los miedos más profundos que conocía y no conocía, se peleaban a diario con las esperanzas e ilusiones que jamás soñé.

Al principio, ni me la creía. Quería hacerme diario una prueba rápida para asegurarme que él seguía en mi panza (...no sé cómo, pero siempre supe que era un él!) Pero al cerrar los ojos y recordar el latido de su corazón en ese primer ultrasonido donde sólo era una manchita, mi corazón se llenaba de paz.

Las semanas empezaron a correr y pronto pudimos verlo en "pantalla" ya daba vueltas y movía sus manos, pero aún no sentía esos tumbos así que para mí todavía era solo una imagen en mi cabeza y una hinchazón ligera en mi panza. Cuando llegó la semana 15, sentí perfecto aquel gusanito, ahí la imagen se convirtió en forma y mi corazón se cambió de casa para vivir desde ese momento, entre sus manos.

Ser mamá de "Chanchito" y Danny, ha sido mi mejor metamorfosis.

Nunca como ahora, he tenido el corazón tan lleno, la casa tan desordenada, las tareas tan acumuladas, mi ropa tan descombinada, la sonrisa tan sincera después de una noche sin dormir, los ojos tan abiertos y mi alma tan plena, y por supuesto nunca como ahora me había sentido tan feliz.

Mi marido desde que Danny nació siempre se ha preguntado: "¿cómo se puede amar con tanta intensidad e incondicionalidad a alguien, sin que te de nada a cambio?"; con el tiempo él asimiló lo que sintió cuando lo cargó por primera vez, y lo que yo sentí desde que supe que estábamos embarazados...

Ellos al llegar, claro que te dan algo, terminan de darle forma, sentido a tu vida y son la revelación de la mejor versión que puedes ser de ti mismo. Son un nuevo comienzo.

El reto es, decidir qué hacemos con esa revelación.  

Ana Miranda


Si quieres platicar sobre tus pensamientos de madre, tus reflexiones y tus retos, visítanos en un Círculo de Crianza/Lactancia

Informes Círculo de Crianza PAPAKI



 

Topics: Crianza